productos de belleza preferidos de los millennials

Anlizamos los hábitos de consumo de la Generación Y, el fast-beauty y los productos preferidos de belleza de los millennials.

 

Las marcas han tenido que renovarse y ponerse las pilas para satisfacer las necesidades y los hábitos de consumo de los millennials. Vamos a descubrir cuáles son los productos de belleza preferidos entre los millennials. Las redes sociales marcan las tendencias entre los millennials, las marcas fabrican casi en streaming y renuevan sus colecciones cada mes para satisfacer las necesidades de la generación más exigente.

Cuando nos referimos a la Generación Y o millennials, nos referimos a aquellas personas nacidas entre 1980 y el año 2000, que han sabido adaptarse rápidamente a las tecnologías y dominan a la perfección las redes sociales. Las estadísticas avalan que nos encontramos ante los consumidores más exigentes de la historia.

Para que puedas entender la filosofía de los millennials; su vida gira entorno a Instagram, se mueren por un like,  todas sus vivencias y experiencias las cuentan a través de esta red social, y el teléfono es una prolongación de su mano. La discrepción y la intimidad, brilla por su ausencia en su vida. Les gusta más compartir experiencias y vivencias que poseer. Por este motivo, muchas marcas han convertido el proceso de compra, en una experiencia.

Grandes marcas de lujo han ido adaptándose a las exigencias de los millennials, y comprar en sus boutique es toda una experiencia que todo millennials quiere compartir a través de sus redes sociales. Igualmente, recibir un paquete también se ha convertido en una gran experiencia. Algunas marcas crean verdaderas sorpresas al abrir el paquete. Paquetes que van adornados con globos como si de una tarta de cumpleaños se tratase, otros llevan algún regalo extra en el interior e incluso, regalan un mes gratis en el caso de las suscripciones que tan de moda están.

Los millennials son la generación de compradores más exigente de la historia

Los millennials son compradores inteligentes, funcionales, analistas y muy críticos. No han tenido más remedio que aprender a defenderse y desenvolverse en la era de la sobreinformación y convertirse en expertos. Saben buscar y encontrar entre la multitud de productos ofertados en el mercado, analizan, comparan y encuentran promociones a una velocidad impresionante. El 54% de los millnnials es capaz de retrasar una compra si ésta no tiene un descuento o un regalo adherido. Por este motivo, las marcas se están volviendo locas para conseguir la mejor experiencia de compra. Los millennials investigan para conocer en profundidad un producto antes de añadirlo a su lista de deseos y justo después de haberlo probado se convierten el prescriptores o críticos negativos en sus redes sociales, contando hasta el más mínimo detalle del producto y su experiencia de compra.

Los hijos de la Generación Y son dinámicos, resolutivos y muy exigentes; evalúan, solicitan, recomiendan y penalizan. El tradicional boca a boca, gracias a ellos ha evolucionado ya que ellos se han convertido en fieles consultores en los que preguntar y confiar antes de comprar un producto o vivir una experiencia.

Las grandes marcas de belleza se han visto obligados a crear una estrategia para satisfacer la necesidades de los consumidores más exigentes de la historia. Las marcas de belleza más importantes del mundo se rompen la cabeza para encontrar la fórmula magistral para seducirles. Las marcas de lujo más conservadoras eran quien más complicado lo tenían, pero se han puesto las pilas muy rápido y han sabido conquistar a los millennials. Firmas de lujo como Chanel o Dior han adaptado sus fragancias más emblemáticas con notas más dulces, ligeras y refrescantes para llegar a un público más joven. Lo que pretenden es, empezar a jugar con una generación que dentro de unos años será su público objetivo.

Apuestan por la belleza real

Sólo el 36% de los millennials admite maquillarse por obligación. A diferencia de las baby boomers (nacidas entre 1946 y 1965) y las que pertenecen a la Generación X (1965-1980), los millennials no consumen productos de belleza para “estar más guapas para los demás” sino para “sentirse mejor”. Conciben la belleza desde el interior. Por este motivo, hay un gran apogeo por la vida sana, fitness y productos eco. Y los productos de belleza preferidos de los millennials van en esa línea.

Karen Grant, la analista global de la industria de la belleza para NPD Group declaró en un artículo para WWD que esta actitud suponía una fractura en la línea del tiempo del sector. En 2015, las ventas de productos antienvejecimiento decreció por primera vez en mucho tiempo, y es que la presión social no amilana a una millennial: ni la delgadez, ni las canas, ni las arrugas se encuentran entre sus preocupaciones.

Las referentes de las millennials son Scarlett Johansson, Beyoncé, Emma Watson, Kim Kardashian, Jenifer Lawrence entre otras. Aunque a simple vista parece que no tienen nada en común, todas son feministas, seguras de sí mismas y arriesgan y experimentan con su look. Son mujeres fuertes, diferentes y arriesgadas. Perfectamente imperfectas, nos dan confianza y ésto hace que empaticemos con ellas al instante. Mujeres auténticas y reales.

La autenticidad vende y las marcas lo han captado, por este motivo vemos campañas que reivindican la belleza real y el individualismo. Las millennials no confían en la publicidad tradicional, ellas se mueven por emociones y valores, y las marcas lo saben.

Las marcas deben tener una razón por la que existir además de un producto que vender. Productos veganos, no testados en animales, sin parabenos ni siliconas son algunas de las características que cumplen los productos de belleza preferidos de los millennials.

Los productos de belleza preferidos de los millennials deben ser de marcas transparentes, comprometidas con el medio ambiente y sostenibles.

Nuestros productos contienen ingredientes de origen natural, son unisex y veganos y versátiles. Además son libres de tóxicos, parabenos y siliconas. El producto de belleza perfecto que todo millennials busca.

Hay dos casos españoles que merecen una mención especial porque a las millennials les encanta y representan perfectamente su estilo de vida y preferencias. Se trata de Handmade Beauty, una marca que se preocupa el medio ambiente y se interesa mucho por la cosmética orgánica como alternativa a la convencional.  Su productos son veganos, sin parabenos ni siliconas. Además promueven el comercio justo, el reciclaje y colaboran con centros ocupacionales. Por  otra parte está, Freshly Cosmetics, una marca de cosmética natural para la piel. Freshly tiene una imagen muy cuidada y su delicioso packaging y su filosofía detox  ha enamorado a las influencers de belleza creando una auténtica revolución en el sector, consiguiendo ser una de las marcas españolas de belleza más virales.

Si hablamos de marcas internacionales, hay que destacar Too Faced (perteneciente al grupo Estée Lauder), que se hizo muy popular en su momento y lo sigue siendo, porque sus productos no están testados en animales. Lush y The Body Shop también son muy populares entre los millennials por la misma razón.

Buscan productos de belleza que les hagan sentir bien y que sean eficaces

El 75% de los millennials prefiere invertir en un producto más caro y que le haga sentir bien y sea eficaz, aunque su poder adquisitivo sea menor que el de las baby boobers. Además, el 68% de los casos son fieles a las marcas que les han fidelizado aunque se encuentren con otras más económicas que compitan con precios inferiores en un 30%. Un claro ejemplo puede ser Clinique o Neutrógena, ya que los millennials confían en ellas porque están testadas dermatológicamente y esto les da confianza y garantía.

Los millennials prefieren vivir experiencias que poseer cosas

La consultora PwC realizó un estudio sobre hábitos de consumo de la Generación Y, y se ha llegado a la conclusión de que las millennials están mucho más interesadas en coleccionar vivencias que en poseer cosas. Por este motivo, en el sector de la belleza están triunfando, servicios por suscripción como Birchbox o Glossybox.  Dan la posibilidad de recibir en casa, cada mes, una selección de novedades de cosmética y maquillaje en versión mini.

Los viajes y el ocio son uno de los mayores intereses de los millennials. De hecho, muchas de ellas sufren el síndrome FOMO (Fear Of Missing Out). O lo que es lo mismo, sienten miedo y ansiedad a quedar excluido de un acontecimiento importante, perderse un evento o una experiencia.

Las marcas de belleza aprovechan estos puntos débiles y trabajan sobre esta idea. Por este motivo, las tiendas han cambiado su concepto y nos encontramos ante tiendas inmensas y conceptuales en las que, con sólo poner un pie en ellas, estamos viviendo una experiencia. No sólo puedes comprar productos de belleza, sino que también puedes disfrutar de tratamientos in situ, testar nuevos productos en primicia, participar en workshop o contar con el asesoramiento personalizado de un experto. En ellas se celebran fiestas, pop-ups o eventos. Las tiendas se han convertido el centros donde suceden cosas de interés para la mayoría de las millennials. Es la nueva forma de atraer al público más exigente.

Un claro ejemplo de ésto es Benefit con sus famosos Bronw Bars (Bares de cejas) donde realizan diseños de cejas personalizados y dónde coger cita se ha convertido en todo un reto. También realizan depilación, tinte y modelado de pestañas, además de bronceado instantáneo.

La revolución del fast-beauty llega con las ediciones cápsulas

El lanzamiento frenético de nuevas líneas de ediciones limitadas o cápsulas temáticas y la rapidez de rotación de producto durante todo el año, han dado lugar a la revolución del fast-beauty. Como consecuente, el fast-beauty crea necesidades inmediatas “lo veo, lo quiero” y en muchos casos, los productos se agotan a las pocas horas de salir al mercado.

Teeez Cosmetics, es una marca holandesa, que refleja a la perfección esta locura. La firma renueva sus colecciones cada tres semanas. La ausencia de temporadas, amenaza con estallar el calendario de la industria de la belleza.

Otro caso de éxito entre millennials es el de NYX, que lanza más de 300 nuevas referencias cada año. Su leitmotiv es ser el número uno para las millennials. En la misma línea se encuentran Urban Decay o Kat Von D, que apuestan por tendencias muy arriesgadas, donde predominan los contrastes, delineadores potentes y pestañas XXL. Todas ellas apuesta por el color frente al nude. Entre las marcas tradicionales se encuentra muy bien posiciona entre las millennials  M.A.C, famosa por su gran universo cromático.

Ahora que ya sabes los productos de belleza preferidos de los millennials y sus hábitos de consumo, quizás también te interese conocer sus peinados preferidos.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *